Seguidores

viernes, 14 de mayo de 2010

Soldadito marinero conociste a una sirena..

Sonaba de fondo Knockin'on Heavens Door, la versión de Guns N' Roses. Estaba sentada a la luz de una vela. Le gustaba la nebulosidad, casi tanto como escribir. Era una chica un tanto especial, no voy a decir rara, porque raros somos todos, a nuestra manera, pero raros al fin y al cabo. Nunca sabré que es lo que escribía, parecía un diario, pero no puedo asegurarlo porque no tengo muy buena vista. Aún así, me gustaba
observarla por la ventana, transmitía una paz embriagadora en medio de todo este caos. Recuerdo que una mañana de abril, su persiana se abrió mas temprano de lo normal. No solía levantarse antes de las diez, ya que se quedaba escribiendo hasta tarde. Yo tenía mucha curiosidad por saber a donde iba, así que sin pensarmelo, la seguí.

No hay comentarios: