Seguidores

jueves, 27 de mayo de 2010

Un collar con forma de cruz...

Los colores se difuminaban a su paso creando una mezcla indescriptible, los olores se avivaron bruscamente y su corazón palpitó con fuerza bajo su pecho. Todo giraba a su alrededor pero él estaba bien, se sentía contento y veía la realidad tal y como la quería ver. Sí, aquello era realmente estupendo. Siguió bailando bajo aquella luz de discoteca de pueblo, bebiendo y fumando quién sabe qué y charlando con gente que hasta ese momento no había visto en su vida. Su aspecto era realmente peculiar y desaliñado. Llevaba el pelo revuelto, sucio y pegajoso, vestía una cazadora vaquera vieja y unos calzoncillos a modo de pantalones, llevaba también un collar con forma de cruz que colgaba de su cuello y varias pulseras en su muñeca izquierda. Era un hombre aparentemente descuidado pero se le notaba que se sentía bien consigo mismo

No hay comentarios: