Seguidores

jueves, 22 de julio de 2010

París es adictiva.

 Huele a agua dulce, a azúcar, a felicidad, a historias embotelladas...

No hay comentarios: