Seguidores

sábado, 16 de octubre de 2010

Envejeces cuando dejas de perseguir tus sueños.

El hombre viejo agarro con fuerza su silla de ruedas mirando hacia el vibrante horizonte violeta. Cerró los ojos con firmeza. Empezó a recordar. 
-La vida da muchos giros...- Empezó diciendo tristemente mientras paseaba sus manos por el posa brazos de la silla de ruedas. - Vives una juventud plena. Creces feliz, y pasas toda tu vida creyendo que siempre será así. Hasta que un día te das cuenta de que han pasado 20 años. Trabajas para mantener una familia. Te quedan mas de 30 años de hipoteca. Tu trabajo te está matando poco a poco. Te alejas de tus amistades. Te casas con alguien. El tiempo pasa y ya no sientes lo mismo. Tus hijos te ignoran. No puedes volver atrás, no puedes... Tu salud decae. Tu hogar ya no es cálido. Solo hechas de menos los viejos tiempos.  Sentir que la vida se te ha escapado entre los dedos. - Sus ojos se humedecen- ¿Sabes? Aun recuerdo cuando podía andar. Recuerdo como caminaba con mis amigos por las colinas, el tiempo parecía no acabarse nunca. Recuerdo como el sol brillaba en nuestros rostros y corríamos mientras reíamos. Nada podía hacernos daño. Nada. Corríamos como si el mundo se fuera a acabar, pero teníamos toda una vida por delante. 
 - Se incorporó lentamente y extendió la mano como si quisiera acariciar el cielo- Si hubiera sabido como iban a acabar las cosas...

4 comentarios:

statucuo dijo...

espero no acabar con esa melancolia aunk voy x ese camino,espero poder enmendarlo,pero la verda k la entrada es super realista y muy buena,te ace pnsar,y eso sta bien enhorabuena,bs.

soniamarpez dijo...

me gusta mucho la foto q has elegido.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

la hija de caronte dijo...

lo propio de los niños es soñar :)