Seguidores

domingo, 7 de noviembre de 2010

XIV.

¿Hasta dónde podría llegar sin mirar atrás? 
Ahora por fin sé el motivo por el que aquel dia cogí la bicicleta y me marché sin más.
Quizás lo que quería era saber hasta que punto era importante para mí todo lo que estaba dejando atrás.
Hay que seguir adelante y aferrarse a lo que importa. Enfrentarse al futuro incierto, a la inquietud, la confusión, la incomprensión, a los deseos imposibles, a la incapacidad de renunciar a todo y a esos dias que parecen no dar ninguna respuesta.

9 comentarios:

Carlota dijo...

Holaaa :)
estube mirando tu blog y me encanta.
te sigo ^^

Nuria dijo...

aaaaaaay yo tengo una foto justo ahí jajaja

Keila- dijo...

absolutamente de acuerdo con lo que dijiste :)

Monica dijo...

Acabo de conocer el blog y te sigo me encanta! Te dejo el mio por si quieres pasarte y seguirme!

Hay que mirar a la vida con una sonrisa pase lo que pase!!

http://monica-enelfondodelarmario.blogspot.com/

Un beso fuerte!

Noor dijo...

Creo que este texto es el que mas me gusta de todo el blog. Me encantaa!
Un beso :)

DANI dijo...

LOs días mueren, nostros seguimos, por eso hay que estar por encima de ellos ;)

Besos acurrucados

un vagabundo dijo...

Sí, siempre cuesta pasar página y dejar atrás según qué cosas... Deben guardarse recuerdos importantes, pero no vivir de ellos, por mucho que tiente... Pero, por desgracia, es lo que hay y no se puede vivir estancado para siempre en una época o etapa querida...
Cómo envidio a Peter Pan...

Clementine dijo...

Y tanto.
Nada de mirar atrás, los nuevos días traerán esperanza.

Miss meii dijo...

Que pasada de blog, y de textos, me encanta!
Te sigo, muac

missmeii.blogspot.com