Seguidores

lunes, 3 de enero de 2011

Dulce niña de papá.

Por aquella época todavía no sabía quienes eran los reyes magos, no sabía que las personas pueden ir en paralelo sin volver a juntarse. Por aquella época no sabía que las sonrisas no se devuelven, ni se descambian, ni son eternas. No sabía que el dinero mueve montañas y que las montañas se pueden subir andando con algo de esfuerzo. No sabía que estudiar significa formarse, que formarse significa crecer y que el cielo es más alto que largo. No sabía que los amigos se cuentan por mitades de miligramos, que pesan más las decepciones que las alegrías, que los sueños van dentro de globos de helio y que los anillos de colores no adivinan el estado de ánimo. No sabía que la amistad se basa en la confianza, y que a la bicicleta se le puede salir muchas veces la cadena. Por aquella época esperaba al final del arcoiris a los osos amorosos, a que superman me devolviera la cabeza y a que el mago de Oz me dijera que el camino de baldosas amarillas me llevaría siempre al mismo jodido lugar.

12 comentarios:

Fernecito dijo...

cuando uno es chico la inocencia nos protege de todo..que horrible es crecer!!! yo creia mucho en los reyes magos..:(

Keila- dijo...

¡Qué linda época!

Maria dijo...

Fascinante la manera de decir algo tan bello y triste a la vez.

sara dijo...

hay me encanta maaaaips ¡

la hija de caronte dijo...

yo siempre he sido la de mamá :)

fergie dijo...

wow, que dulce!!
mucho me ha gustado, en verdad!
"pesan más las decepciones que las alegrías" sobre todo esto...
muy buenas palabras para describir esos tiempos---
besitos

Dafne Isern dijo...

Y lo mejor de todo es que casi todos hemos vivido "esas épocas" en nuestra propia piel.

NURI▲ dijo...

el texto es genial, y la foto también :)
un besito

AGZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
AGZ dijo...

La infancia, una época en la que solo somos conscientes de un aquí y ahora, no hay futuro, ni pasado.
Muy interesante la entrada Laura :)

DANI dijo...

Tremendo, deje de ser niño sin querer y ahora ya no hay colores redondos en mi corazón :(

No dejes nunca de pensar así, la vida te será más bella.

Besos de regalo

La sonrisa de Hiperión dijo...

La inocencia nunca está protegida del todo... Después con la edad, todos cambiamos, y nos convertimos en "más" malos....


Saludos y un abrazo.