Seguidores

jueves, 13 de enero de 2011

Promesas que no valen nada.

Las promesas duelen siempre a destiempo. Serían el equivalente a criar un tigre de Bengala. Sabes que al principio es monísimo, tierno, encantador, pero que algún día, sí o sí te arrancará un brazo, una pierna, o cualquier otra extremidad. Y así andamos, cada vez más cojos, más mancos o lo que es peor, con menos extremos que arrancar. Llega un momento en el que ya no te crees nada de lo que te dices. Es cuando te das cuenta de que con los años, a toda promesa le ha salido un matiz. Prometer es mentirle al destino, es perder por adelantado y autojoderse en diferido. Aunque claro, parece que prometerse cosas acaba siendo necesario para avanzar, porque actúa como timón de las relaciones sentimentales, marca el rumbo a seguir.

8 comentarios:

Miss meii dijo...

Adoro las camaras reflex :)

NURI▲ dijo...

jooooooooooopé Laura, qué fotón :)

DANI dijo...

Recuerda que mejor proponer que prometer. Pero que los propósitos, son sólo eso, propósitos y que na hay que cegarse con ellos.

Se tu misma y si eres buena persona, el resto viene sólo.

airam dijo...

mis cafeína gracias por pasarte eh :)
veo que tiene una reflez, los reyes ? jajaja veo que se han portado bien contigo (A);)

fergie dijo...

Wow!! que preciosa entrada!! me ha fascinado, y mas a partir de donde dice "prometer es mentirle al destino..."
Crees que pueda subir en alguna entrada esa parte? claro, diria q es tuya...
en la foto luces genial
besitos

Beta. dijo...

Mucha razó, Por eso hay que tener cuidado con que se promete y demas,si quieres hacerlo algo qe tengas muxs seguridad que lo peuds cumplir.! ^^
bss

Maria Rodriguez dijo...

geeeeeeeeeeeeeeeenial! :D

JaimeWinston dijo...

La más linda sin duda.