Seguidores

domingo, 27 de febrero de 2011

Heroína.


Le gustaba viajar de manera fácil y barata por el espacio.
Desde pequeña quiso ser astronauta, conocer el universo, descubrir galaxias desconocidas, ver la vía láctea, sentirse poderosa delante de nuestro planeta...
Lamentablemente sus notas no eran demasiado altas y su familia le reñía, diciéndole que era un sueño estúpido e imposible, quitándole toda esperanza de realizarlo. Y eso ella ya no podía soportarlo, siempre se había sentido fuera de lugar con esas personas,  no encajaba.
Pero todo cambió cuando la conoció.
Con ella podía ver las estrellas, las nebulosas, viajar a otros mundos...
Le gustaba viajar de manera fácil y barata por el espacio. Ahora se encontraba al borde de un acantilado, para realizar su último viaje.
-Gracias heroína- dijo mientras se precipitaba al vacío.

viernes, 25 de febrero de 2011

BHM


Sentirme incoherente, absurda, idiota, ñoña, extasiada, drogada, ida, torpe, anestesiada, estrella de mar con problemas mentales..

martes, 22 de febrero de 2011

Tabaco y otras drogas.

Sólo había fumado un par de cigarrillos en su vida hasta que le conoció. Al estar liada con un fumador empedernido, cuando no podía estar con él, fumaba para recordar su sabor a cenicero.
Una noche en la que pequeños destellos de luz iluminaban su piel, estaba tumbada en la cama, fumando el último cigarrillo. Había botes de pastillas vacías esparcidos por el suelo, una botella de JB y un cenicero lleno de colillas. El humo dibujaba formas imposibles en el aire y las lágrimas pintaban las sábanas de sueños y esperanzas rotas.
Poco tiempo más tarde, comprendió que ni el tabaco ni aquel chico le hacían bien alguno.


(Si una imagen vale más que 1.000 palabras, ¿cuántas palabras vale una canción? Contigo-Sabina)

domingo, 20 de febrero de 2011

Café con hielo o capuchino.

Quedamos para tomar un café, como cada Viernes desde que teníamos 17.
Ella estaba rara. Llevaba unas semanas rara.
Se había pintado más de lo normal. En general, sólo se pintaba la raya del ojo, y se echaba colorete, porque era preciosa, sin más artificios.
Se acercó a mí pegando pequeños saltitos y me abrazó fuerte; pero cuando nos sentamos, su cuerpo se dejó caer cansado sobre la silla.
Siempre tomaba el café con hielo bañado en Bailey´s en verano y primavera, y un capuchino vienés si era invierno u otoño.
Avanzaba la tarde y ella hablaba sin parar, interrumpiendo a veces sus palabras con carcajadas. Mientras fingía normalidad, yo repasaba nuestras conversaciones de los últimos días, buscando una pista, cualquier detalle que explicara su comportamiento.
Al final no pude soportar más la farsa. La conocía demasiado bien y sabía que cuando más feliz aparentaba ser, más rota estaba por dentro. Era un mecanismo de defensa, pero no de su propia persona, sino para aquellos que quería: odiaba generar preocupación.
- ¿Qué sucede?- le pregunté.
- Nada. No sé a qué te refieres...
- Dime qué pasa, quizá pueda ayudarte.
En ese momento, se levantó de la silla, con el rostro colérico. Yo sabía que se avecinaba tormenta, y eso era lo último que quería.
- Espera. No seas tonta. Cuéntamelo.
Parece que mis palabras surtieron un efecto calmante, porque volvió a sentarse y comenzó a musitar algo, en voz muy bajita.
- Es esta sensación continua en mi estómago. Creo que es desamor.
- ¿Qué dices, tonta? Si cada mes te veo con un chico diferente, y cada uno más interesante que el anterior - dije tratando de sacarle una sonrisa, sin éxito.
- Nunca me han dicho te quiero.

(Des)equilibrio.

Cuando miras a una persona, cuando la miras de verdad puedes ver el 50% de lo que es. Querer descubrir el resto es lo que estropea las cosas.

jueves, 17 de febrero de 2011


 Hay suficientes tiritas, siempre las hubo, porque hay instantes que lo valen. 

martes, 15 de febrero de 2011

Maldita vida loca.

Mientras terminaba el café los minutos seguían pasando, una cuenta atrás que se daba prisa, y ella incapaz de memorizar una sola palabra más. Fuera ya había oscurecido, y un frío polar rondaba las calles haciendo que todos caminasen a mucha más velocidad. Ella veía como las luces de la calle se escondían detrás de sus cortinas, como las canciones de fondo se iban convirtiendo en la banda sonora de su película, se iba perdiendo, iba soñando, pensando, deseando... y cualquier tiempo gerundio que la sacase de aquí. Llegaba a irse tan lejos que se encontraba aturdida cuando volvía, y el libro le lanzaba miradas amenazantes desde la mesa, y los apuntes a medio leer le decían que sus viajes tendrían que esperar, que no hay tiempo que perder, que la gente corre, que el día se apaga.

Se que ayer alguien me pidió que escribiera sobre San Valentín, pero no
 puedo escribir sobre algo en lo que no creo. ¿Porqué demostrar que quieres a
 alguien un día al año cuando puedes hacerlo los 364 días restantes?
Gracias a http://motivaland.blogspot.com/ por el premio.

lunes, 14 de febrero de 2011

Girls just want to have fun.


Estoy llena de recuerdos y momentos mágicos, tan cortos y fugaces que a veces no soy capaz de encontrarlos entre tanto desorden. Creo que hay ciertos vínculos que pasan de ser especiales, y otros que te consumen por dentro. Se de antemano cuando una persona podrá aportarme algo, y cuando, simplemente, está por estar en mi vida. Lamentablemente las segundas siempre abundan más. Lleno mi agenda de planes, me escondo entre las sábanas o entre las páginas de cualquier libro, con tal de no pensar más de la cuenta. Me aterroriza caminar en círculos cada vez más pequeños, y confiar cada vez menos en la gente.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Quise escribirte una canción, para enseñarte a vivir.


Cuando las sombras se alarguen y te toquen con su manos, recuerda que siempre hay alguien, alguien que te anda buscando para pintar el futuro. Ya ves, alguien como tú, con quien compartir el vuelo y emborracharte de luz.

lunes, 7 de febrero de 2011

Confesiones de medianoche.

Hace tiempo que no me reconozco. Siempre termino por alejar de mi a toda la gente que me quiere, y si no es así, soy yo la que se aleja. Supongo que es por miedo al compromiso, porque soy alérgica a las relaciones serias, porque me agobio con un mínimo cruce de miradas y porque no quiero vivir atada a nadie. Soy excesivamente independiente y a veces me olvido de que la vida es como dónut, dulce, muy dulce, y hay que disfrutarla.

domingo, 6 de febrero de 2011

sábado, 5 de febrero de 2011

El equilibrio es imposible.

Cada sábado me propongo cambiar el mundo, cada lunes se me pasa...


Gracias a Raúl por el premio.