Seguidores

jueves, 25 de agosto de 2011

Escucha, siente, vive, piensa.























Es increíble saber vivir cada segundo de tu vida como si fuese el último. Es como de película. Es como adrenalina ahora y después también. Es un empezar y no parar. Como correr y nunca frenar. Soñar y nunca despertar. 
Yo supe alimentar esto de una manera constante, equilibrada, pero bueno, digo esto, pero tu ya sabes que de cálculos cero. Yo siempre fui de letras.  Para mi nunca existió la organización perfecta ni el punto cero.
Es increíble, me repito. Es increíble, es alucinante ver sonreír a alguien cuando lo hace de verdad. Ver a alguien por la calle desprendiendo energía y alegría, como si estuviese regalada. Ver a alguien vivir de la manera más pura y más limpia que existe. Ver disfrutar de cada paso que das como si quedase marcado como un recuerdo más en la historia de la humanidad. Es impresionante ver esa capacidad de arreglar las penas, las tristezas y los días grises, con más que palabras, con hechos. Con cosas que vale la pena conocer, por el echo de que son únicas y tú las haces más únicas aun.

miércoles, 24 de agosto de 2011

We will know it.



A los cinco años nos preguntaban qué queríamos ser de mayores, y contestábamos cosas como: Astronauta, presidente o en mi caso, princesa. A los diez volvieron a preguntárnoslo, y dijimos: Estrella del rock, vaquero, futbolista.. Pero ahora que somos mayores, quieren una respuesta seria. A ver qué os parece esta: ¿Quién lo sabe?

No es momento de tomar decisiones rápidas, es momento de cometer errores, de subirse al tren equivocado y extraviarse, de enamorarse a menudo.. De licenciarse en Filosofía, porque es imposible hacer carrera en ella. De cambiar de idea y de volver a cambiar, porque no hay nada permanente, así que cometed todos los errores que podais, y algún día cuando nos pregunten qué queremos ser, no tendremos que adivinarlo. Lo sabremos. 

lunes, 22 de agosto de 2011

Live.


Mi vida es cómo un mechero. Al principio saltan chispas, de las que no se puede esperar un resultado fijo. ¿Se encenderá, se apagará? No se sabe, el tiempo dará la respuesta. Una vez que se enciende empiezas a soñar, lo ves todo al revés, confundes la realidad de tal manera, que cuando de repente se apaga, te derrumbas. Y es que en la vida no se pueden esperar momentos buenos, ni malos. La vida cambia. Un día te despiertas tocando las nubes y te acuestas tirada en el suelo con mil heridas que no tienen cura, un millón preguntas que no tendrán respuestas y un billón de respuestas de las que nunca te has planteado la pregunta. Sólo espera, ten paciencia. Porque el tiempo, te dará la respuesta.

domingo, 21 de agosto de 2011

Si quieres hacemos el verano algo más largo.




Me da vértigo el punto muerto
y la marcha atrás,
vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gas-oil.
Me angustia el cruce de miradas,
la doble dirección de las palabras
y el obsceno guiñar de los semáforos.
Me arruinan las prisas y las faltas de estilo
el paso obligatorio,
las tardes de domingo y hasta la linea recta.
Me enervan los que no tienen dudas
y aquellos que se aferran a sus ideales
sobre los de cualquiera.
Me cansa tanto tráfico
y tanto sin sentido,
parada frente al mar, mientras el mundo gira.

jueves, 18 de agosto de 2011

Vidas cruzadas.

























Crecí con una persona al lado, que nunca podría olvidar. En miles de ocasiones aparece su nombre y su cara en mis fotografías. A donde yo vaya, ella me acompaña, nuestra amistad es muy grande y me siento orgullosa de tenerla al lado. Entre risas, llantos, discusiones, alegría, tristeza.. Se fue formando una unión gracias a la cual crecimos como personas. Le agradezco que me haya ayudado a ser como soy, no por hacerme sentir alguien, sino por saber que soy alguien, por dejarme tantos recuerdos como historias vividas. Tengo que decirle que nunca nadie reemplazará el lugar que ocupa. Que jamás deje de hacer lo que hace, aunque sea muy difícil. Que siga soñando y que luche por lo que quiere. 

viernes, 12 de agosto de 2011

Maldita dulzura la nuestra.

Hagamos un trato.




Yo te llevo el desayuno a la cama, no digo una vez ¿eh? digo todos los días de mi vida. ¿Fútbol? Lo justo. Algún partidillo, poco más. Y te prometo que jamás tendré tripa.
A cambio de eso, no te pido mucho, simplemente, que estés conmigo.

domingo, 7 de agosto de 2011

Learn



Porque al final siempre aprendes que las personas cambian, que tú cambias, que no hay nada imposible y que todo merece la pena por alguna razón.  Aprendes a valorar los pequeños detalles y que las decisiones solo dependen de ti. Que puedes escuchar miles y miles de opiniones, pero que la última palabra, siempre será la tuya. Que no es bueno decidir por lo que les gusta a los demás. Que la vida es muy corta y que a pesar de ello, lo bueno se hace esperar.