Seguidores

jueves, 19 de enero de 2012
























No tenéis derecho a decirme qué debo hacer, decir, sentir.
No tenéis derecho a decirme adónde debo ir.
No tenéis derecho a decirme qué camino debo escoger.
Ni siquiera tenéis derecho a decirme qué camino me conviene más.
porque no sabéis nada de mí porque ni siquiera yo lo sé.
Y no tenéis derecho a mirarme y esperar algo de mí
porque ni siquiera yo me miro y espero algo de mí